GAIANAUTA CAPÍTULO 20

RESILVESTRAR :
VIVIENDO ATRAVES DE LA SABIDURIA ANCESTRAL

Mientras Gaianauta esta rodeada de humo de copal que ascendía del bello árbol de luz donde el humo sagrado comenzó a hacerse mas espeso hasta cubrir de deliciosos olores el árbol, convirtiéndolo en un hermoso cristal que conecta la tierra con el cielo. Gaianauta se deslizo lentamente hacia la tierra de donde brotaba el magnifico cristal.

Del lado este del cristal un zorro se asomaba por un de las paredes traslúcidas observado a Gaianauta. Ella sintió su presencia y giro la cabeza y se miraron fijamente a los ojos. Con cara curiosa el zorro de punta blanca telepáticamente le dice a Gaianauta que lo siga. Ella sin pensar lo comenzó a seguir en el camino de cuarzos que se transformaban en botones de flores hasta llegar a la entrada de un inmenso Bosque Salvaje. Fueron recibidos por el viento con aromas delicados y deliciosos de flores que brotaban al ellos pasar, cruzaron un portal de girasoles gigantes llegando a un estanque de agua cristalina e inmaculada que tenia su nacimiento en el corazón central de la galaxia, el fuego interno, el corazón latiente del ser universal.

Mirando a su alrededor Gaianauta anonadada observo que una parte del estanque estaba brillando de manera peculiar, parecida a la obsidiana reflejando la luz. El zorro la miro y le pregunto si quería saber que causaba ese reflejo. Con calma se dirigieron hacia ese lado del nacimiento. Al llegar Gaianauta comenzó a ver como las piedras que permiten la salud de la tierra habían sido transformadas y reemplazadas por un objetos rectangulares con pantallas donde podia ver su rostro como en un espejo negro. Todos debajo del agua, agua que protegía su activación. Curiosa tomo uno y lo saco del agua, al contacto con el viento se encendió y en serie fotografías de seres humanos aparecían con el rostro hipnotizado y el alma olvidada, todos completamente atados a perfiles y realidades virtuales que los separaban de su verdad. Una voz que salía del aparato se presento y le dijo a Gaianauta .- ¨Ese aparato que sostienes ahora fue parte de la formación de muchos humanos, algunos crecieron con padres y madres que en vez de sostener en sus manos y abrazar a sus hijos en llanto, les daban esta pantalla para que dejaran de llorar, reemplazando el afecto y el contacto humano y la educación emocional. La atención fue sustituida por este objeto hasta ser mayor de edad donde tendrían consecuencias. Los niños dejaron de jugar en presencia. La raza humana se dejo de ver a los ojos, de tocar, de llorar frente a frente. Las relaciones eran en linea. La comunicación de los seres se empezó a debilitar. El mundo online los desconecto por completo. Por ello conservamos aquí estos objetos, como recordatorio que puede espejearnos lo más vanal de la existencia humana en Gaia. La tierra necesita las risas, los pasos descalzos, los llantos sobre ella, la sangre de la luna de cada sacerdotisa es uno de los mayores regalos para fertilizar la tierra.¨

El zorro paro un momento y dio la bienvenida a una catarina gigante, que se acerco a Gaianauta y le compartió .- ¨ En este tiempo los asistentes de la salud insistían en alejar a los humanos de su fuerza nata a sanar, fueron desperdiciados millones de cordones umbilicales y placentas fueron tiradas a la basura en ignorancia de la fuerte alquimia de sanción y equilibrio e información astral que contienen. Inculcaban miedo de todo, de la fertilidad, dar a luz de manera natural dejando que el cuerpo haga todo su trabajo, pues esta diseñado para ello. Nacimientos forzados y sin esfuerzo ni dolor se convirtieron en la moda. Las crías eran debiles. Las mujeres deben confiar en que su cuerpo tiene la alquimia y poder necesarios para su cría. El buen manejo de estas fuerzas cambiaría el rumbo de la raza humana. Lo que el cuerpo da en retorno por y para producir vida es oro invaluable y no un deshecho¨.

Un sabio abuelo caracol tomaba el sol mientras conversaban y se unió diciendo .-

¨El aparato pantalla y su conexión a la red fue mal entendido de lo que es una la verdadera conexión. Una herramienta que paso a ser la droga mas consumida de la historia sin importar la edad. El ser humano glorifico su autodestrucción atreves de su desconexión de los procesos , las interacciones reales y significativas de vivir sobre este planeta. La gratificación de las redes sociales, causó la confusión y la debilidad emocional incremento. Las relaciones humanas habían sido sustituidas por aparatos. La captura de la vida era a través de esta pantalla y no mas en presencia plena con los 7 sentidos.¨

El bombardeo de información fue duro y llorando Gaianauta no podia comprender como se fueron desconectando hasta volverse sonámbulos en vida. Ahora entendía las imágenes que le fueron mostradas al levantar el aparato del agua. El zorro la miro y con una sonrisa cálida le dijo .- ¨No es todo lo que sucedió, como todo en el universo esta en una balanza, también hubo seres despiertos que no creyeron esta realidad y sabían usar la herramienta de forma constructiva. Ven !¨ Y así se dirigieron a un circulo creado por 4 puertas al rededor de una puerta central. Al rededor varios arboles, flores y cactus protegían este espacio que vibraba fuertemente, tambores, sonajas y cantos surgían de todos lados. El zorro le dijo .- ¨Respira, saborea cada segundo, por que es irrepetible, la Mama Gaia es nuestra mejor maestra Ella se regocija en vida no importa que suceda. El conocimiento que nos comparte y otorga es ancestral, el, el que siempre nos espera siempre presente. Vivir la sabiduría ancestral es lo que nos regresa al empoderamiento. Saberla integrar salvará la tierra y reconectará a los seres que la habitan. Caminar descalzos es imprimirnos en la tierra, es el sello único y el código con el que nuestra madre nos reconoce. En estos tiempos círculos tejidos a este circulo y rueda central son las puertas a las verdades universales. Las tribus se reconocían y se reunían a rezar por la humanidad, por despertar a la falsedad virtual, falsedad de realidad mental formada por miedo. En este tiempo Gaianauta donde el aparato pantalla, redes sociales y el mal uso de plantas de poder tenían amenazada a la tierra, las tribus se reunían para equilibrar la autodestrucción y la ilusión de la separación. Los abuelos son nuestros guías.... guerreros formados de verdad recuperando la memoria ancestral. Los Gaianautas se fueron reconectando honrando los espíritus, la magia y el poder de cada ser que conforma a Gaia y a ellos mismos, en cuerpo, mente y espíritu. Como acuerdo se recordaron siempre que el PODER es Atención + Intención + acción = realidad y todo elegimos donde invertimos nuestro poder. Vivir en equilibrio regresando a la tierra lo que nos da. La razón por la cual estamos aquí tu y yo resguardando su RESILVESTRACIÓN.

 

  • Gaianauta_Ch20_22
  • Gaianauta_Ch20_28
  • Gaianauta_Ch20_67
  • Gaianauta_Ch20_40
  • Gaianauta_Ch20_88
  • Gaianauta_Ch20_29
  • Gaianauta_Ch20_45
  • Gaianauta_Ch20_72
  • Gaianauta_Ch20_24
  • Gaianauta_Ch20_92
  • Gaianauta_Ch20_95
  • Gaianauta_Ch20_59
  • Gaianauta_Ch20_62
  • Gaianauta_Ch20_4
  • Gaianauta_Ch20_74
  • Gaianauta_Ch20_10
  • Gaianauta_Ch20_46
  • Gaianauta_Ch20_18
  • Gaianauta_Ch20_1
  • Gaianauta_Ch20_13
  • Gaianauta_Ch20_64
  • Gaianauta_Ch20_55
  • Gaianauta_Ch20_76
  • Gaianauta_Ch20_82
  • Gaianauta_Ch20_16
  • Gaianauta_Ch20_37
  • Gaianauta_Ch20_44
  • Gaianauta_Ch20_84
  • Gaianauta_Ch20_61
  • Gaianauta_Ch20_39
  • Gaianauta_Ch20_3
  • Gaianauta_Ch20_93
  • Gaianauta_Ch20_14
  • Gaianauta_Ch20_21
  • Gaianauta_Ch20_52
  • Gaianauta_Ch20_48
  • Gaianauta_Ch20_43
  • Gaianauta_Ch20_89
  • Gaianauta_Ch20_9
  • Gaianauta_Ch20_65
  • Gaianauta_Ch20_79
  • Gaianauta_Ch20_60
  • Gaianauta_Ch20_6
  • Gaianauta_Ch20_75
  • Gaianauta_Ch20_80
  • Gaianauta_Ch20_81
  • Gaianauta_Ch20_54
  • Gaianauta_Ch20_34
  • Gaianauta_Ch20_87
  • Gaianauta_Ch20_68
  • Gaianauta_Ch20_56
  • Gaianauta_Ch20_7
  • Gaianauta_Ch20_96
  • Gaianauta_Ch20_53
  • Gaianauta_Ch20_11
  • Gaianauta_Ch20_63
  • Gaianauta_Ch20_69
  • Gaianauta_Ch20_70
  • Gaianauta_Ch20_20
  • Gaianauta_Ch20_66
  • Gaianauta_Ch20_86
  • Gaianauta_Ch20_12
  • Gaianauta_Ch20_36
  • Gaianauta_Ch20_15
  • Gaianauta_Ch20_94
  • Gaianauta_Ch20_51
  • Gaianauta_Ch20_17
  • Gaianauta_Ch20_25
  • Gaianauta_Ch20_71
  • Gaianauta_Ch20_33
  • Gaianauta_Ch20_83
  • Gaianauta_Ch20_2
  • Gaianauta_Ch20_41
  • Gaianauta_Ch20_26
  • Gaianauta_Ch20_30
  • Gaianauta_Ch20_35
  • Gaianauta_Ch20_31
  • Gaianauta_Ch20_23
  • Gaianauta_Ch20_19
  • Gaianauta_Ch20_49
  • Gaianauta_Ch20_91
  • Gaianauta_Ch20_50
  • Gaianauta_Ch20_8
  • Gaianauta_Ch20_78
  • Gaianauta_Ch20_42
  • Gaianauta_Ch20_90
  • Gaianauta_Ch20_38
  • Gaianauta_Ch20_58
  • Gaianauta_Ch20_47
  • Gaianauta_Ch20_97
  • Gaianauta_Ch20_5
  • Gaianauta_Ch20_57
  • Gaianauta_Ch20_32
  • Gaianauta_Ch20_73
  • Gaianauta_Ch20_85
  • Gaianauta_Ch20_77
  • Gaianauta_Ch20_27
Volver